Para un correcto funcionamiento de la empresa es preciso gestionar debidamente su activo más importante, los trabajadores.

Contratación y revisión de contratos, asesoramiento en materia de seguridad laboral, formalización de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), asesoramiento general en materia laboral, elaboración de informes para una correcta gestión personal…